domingo, 29 de diciembre de 2013













Últimamente no paro de hacer metáforas sobre mi vida con las aves, pero es increíble su naturaleza, me fascina sentarme en mi ventana, acompañada del humo, la música, mirar hacia el frente un poco inclinado y verlas pasar, ya sea un grupo o incluso una que va hacia ningún lugar, el control de las alas, los movimientos, la velocidad, lo fácil que parece y lo complicado que tiene que ser para esos pequeños que despliegan sus alas por primera vez, quedo sorprendida del contraste del paisaje, con el sol desapareciendo, esa mezcla de colores y de lejos unos pequeños puntos volando de un lado hacia otro. Y me tranquiliza y a la vez me alegra porque solo yo estoy viviendo ese momento, en ese preciso momento las personas están ocupadas pensando en coches, semaforos, compras, lujos, y no se dan cuenta de lo que nos regala cada día la naturaleza. Lo mas simple puede ser lo mas bello.

Si, creo que la voy a incluir a mi lista de rarezas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario