jueves, 26 de diciembre de 2013

Han sido meses acabados en la letra que más fonemas tiene el francés, tantos como personas que han aparecido en mi vida; igual que se pronunciaron, abandonaron la transcripción, se acabó la asimilación regresiva, las liaisons.

Y yo sigo aquí, más sola que la letra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario