domingo, 25 de mayo de 2014

Ella no era ni París, ni Madrid,
ni Roma, ni Venecia.

Ella no era ciudad, ni monumento,
ni río, ni pradera.

Ella es naturaleza,
la ola del mundo que siempre moja la arena;
Que no sabes si viene, 
o se va, 
o vuelve,
sólo se sabe que no se queda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario