domingo, 4 de octubre de 2015

Si en algún momento de tu vida te acuerdas de mí,
puedes decírmelo,
no importa si han pasado muchos días, meses, o años;
aunque hayas desaparecido sin más,
aunque no hayas querido tener una relación,
aunque me dijeras que no estabas preparado para estar con una chica como yo,
aunque me dijeras que era la chica perfecta en el momento equivocado,
aunque tuvieras que irte a otra ciudad u otro país,
puedes decírmelo.

Los sentimientos se han quedado en el agujero negro de cada válvula de mi corazón,
y con el bombeo se han desecho, 
esparciéndose en el recuerdo emocional próximamente olvidado,
que de la misma manera ya no siento.

Si te acuerdas de mí,
háblame,
nunca he sabido tener rencor hacia las personas que no han querido quedarse,
ni a las que me han hecho daño,
ni a las que me han abandonado.

Si te acuerdas de mí,
háblame,
para saber si todo lo que viví mereció la posterior pena,
y no quedó todo en el olvido.

Si te acuerdas de mí,
dímelo,
yo ya no me atrevo a hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario