sábado, 8 de marzo de 2014

Siempre he sido de ir en contra.
Querer llenar la bañera sin tapón.
Quitarle a mi madre su medallón.
Cortarle el pelo a todas las muñecas.
Rayar mis fotos de pequeña.
Romper las autorizaciones por cabezonería.
Tatuarme y agujerearme a sus espaldas.
Comerme la comida vencida la fecha de caducidad.
Quererte aunque tu no quieras.
Colarme en la cola del supermercado.
Comer golosinas mientras las compro.
Jurar en la biblia y mentirle al juez.
Tocar el balón con la mano en todos los partidos de fútbol.
Fumar dentro del bar.
Salir del bar y entrar en otro con la misma cerveza.
Reírme en el silencio de la misa.

Si la vida vino con manual de instrucciones,
se quedó dentro de mi madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario